Quién está al otro lado de la pantalla, de la elaboración de las diademas, de preparar cada pedido con mucho mimo para que te llegue y lo disfrutes.

Hoy vamos a conocer un poco más a la mujer que se le ocurrió meterse en esta aventura, Macarena Rosado.

¿Quién es Macarena Rosado?

Soy quien tienes delante, ni más, ni menos. Me gusta poder ser totalmente transparente y 100% yo y transmitir eso a través de La novia indie.

Me resulta un royo hablar de mí misma en este tipo de preguntas, nunca me ha gustado, siempre he preferido conocer cual es la imagen que tienen los demás de mí. ¡Y el resumen de mi vida puede ser bastante aburrido! (risas) No, en serio, no soy nadie en especial.

Te puedo decir que me gusta ser honesta y ayudar a los demás. Tampoco es que sea yo aquí María Teresa de Calcuta ¡ojo! Pero desde luego no doy pensando en lo que voy a recibir de vuelta.

También te puedo contar que siempre intento buscarle el lado creativo a las cosas y trabajar en ello. ¡Ah! Y me encanta celebrar la vida. Suena un poco cursi ¡pero de verdad que es así!

¿Compartes con nosotros algún recuerdo de tu infancia?

Desde pequeña me recuerdo inventando personajes, cogiendo cualquier tela del cajón de retales de mi madre o cualquier camiseta vieja y plantármela para convertirme en otra persona.

Me gustaba mucho explorar otras personalidades, disfrazarme y después poder volver a ser yo. Eso, con el tiempo fue evolucionando y ya no jugaba a interpretar un personaje, sino que trataba de encontrarme a mí misma.

Intentando crear los looks de quienes me inspiraban, customizando mis prendas para que se pareciesen a lo que buscaba, ya que en las tiendas no lo encontraba; practicar con toda la paleta del arcoiris en el maquillaje, con combinaciones entonces raras (estamos hablando de principios y mediados de los 2000!). Mezclando diferentes estampados y tejidos…

Todo ello ha contribuido a que hoy sea quien soy. A que siempre le de mil vueltas a la cabeza para buscar diferentes alternativas a un mismo problema. A querer ayudar a los demás, como me hubiese gustado que me ayudasen a mí.

Siempre me han intentado etiquetar para poderme meter en el «cajón de» y saber lo que se podía esperar o no de mí. Por ello odio las etiquetas. Creo que hay que dejarse llevar y explorar, investigar, coger lo mejor y adaptarlo a ti.

¿Cómo surge La novia indie?

Pues mira, aquí sí te voy a tener que hablar un poco más de mí. Llevo echando currículum en mano y online desde los 17 años en todo tipo de sectores, pero nunca ha caído la breva. Bueno sí, estuve unos meses como comercial, pero, sinceramente, aquello no era lo mío y tampoco me pillo en el mejor momento de mi vida emocionalmente.

Tras varios años de estudios y pasarlo pipa fuera de casa, puedo decir que soy Técnico Superior y Maestra de Educación Infantil. Y desde que terminé la carrera hace ya unos años, he intentado por activa y por pasiva currar de ello. También probé con las oposiciones para acceder por lo público y tras 3 años preparándolas y una única convocatoria fallida, me puse a darle vueltas al coco en busca de un plan B. Porque con casi 30 palos no podía seguir en esta vorágine de no encontrar empleo, ni me apetecía seguir preparando una oposición. Sentía que con ello estaba matando mi pasión por la Educación.

A todo esto, en mis ratos libres me apasiona hacer manualidades desde que tengo uso de razón. Entre ellas, customizar prendas como ya he dicho. Y coser no coso porque no tengo paciencia para aprender, ¡que si no…!

En estas que un día le comento a mi marido, «¿oye, te imaginas que yo me dedicase a vender esto?» mientras estaba haciendo una escena en miniatura. Y su respuesta fue un «pues mira, ¿por qué no?» Y ya esa idea se quedó ahí, en mi cabecita, dando vueltas. Hasta que finalmente me lo planteé en serio.

Qué podría hacer yo, que se me de bien, que lo disfrute y con lo que poder sacar al menos un extra en casa. Y por fin Javi (mi marido), me dijo un día (creo que tenía a mano una cajita con varias diademas, algunas de ellas hechas por mí) «¡pues haz esto!». Y de ahí salió la idea de La novia indie.

Bueno, eso sólo fue el comienzo. Con todo el trabajo, horas y dinero que llevan por detrás y que, por supuesto, no se ven.

¿Qué otros planes le esperan a La novia indie?

De momento me gustaría que esto cuajase bien. Poder decir de aquí a dos años que «lo he conseguido». Tener un mínimo de ventas mensuales con lo que realmente me pueda dar para vivir de ello. Posicionarme.

Y si todo va bien, sí que hay algunas cositas que ya estoy pensando en poder hacer diferentes a los tocados en general, pero todo dentro de esta misma línea de La novia indie. Pero como es mejor no ser muy bocazas, de momento me lo reservo y si la cosa sigue por buen camino, en un futuro iréis sabiendo más sobre todo esto.

¿Es tan bonito emprender como dicen?

La verdad es que todavía siento que estoy «despegando» en esto de emprender. Es verdad que al principio, y sobretodo si no cuentas con muchos recursos, cuesta bastante. Por más amigos o conocidos que tengas que te puedan echar una mano, al final eres tú la que estás sola frente a todo lo que conlleva la creación de tu negocio.

Lo que más me gusta es que estoy aprendiendo muchísimo y comprendiendo muchas cosas que antes ni les daba importancia o les restaba valor de otros emprendedores. Podría decir que me estoy dando de bruces con la realidad.

Y lo que menos me gusta es el sentirme tan pequeñita en esto. No termino de aprender una cosa para dar un pequeño paso, cuando tengo que aprender 5 más de forma paralela. Y parece que no avanzas. Pero créeme que lo haces. A paso de hormiguita, pero lo haces.

¿A quién va dirigido La novia indie?

No me gusta encasillar a un grupo cerrado a qué tipo de mujer vamos dirigidos.

Para mí, si te sientes a gusto con uno de mis tocados, es toda una alegría. O si eres un chico y quieres llevarlo para un evento, quién soy yo para decir que no. Estaría fomentando que esa persona exprese su personalidad, que es lo que siempre defendemos en La novia indie.

Pero siendo realistas, claro que hay un «perfil» o un mayor público que siempre se va a sentir más identificado con nuestro producto. Aunque al mismo tiempo no está del todo definido. Me explico. Cualquier mujer, ya esté en sus 20, 40, 60 años… Que se sienta diferente, más allá de cualquier etiqueta, que no esté satisfecha con lo que se suele encontrar en el mercado en este terreno (que suelen ser tocados muy delicados, con flores pequeñas, apliques de porcelana, cositas más «ñoñas»), seguro que, cuanto menos, le va a llamar la atención lo que nosotros hacemos.

¿En quién te apoyas?

En mi día día, principalmente en mis padres, sobretodo en mi madre. Para mí es de los pilares más importantes en mi vida. Siempre me sorprenden para bien, puedo confiar en ellos plenamente y nunca dejan de «estar ahí». Me mantienen con los pies en la tierra, y al mismo tiempo me animan a que de el salto.

El otro gran pilar de mi vida es mi pareja. No es que no pueda vivir sin él, que lo haría, pero a su lado todo cobra sentido. No me gusta presumir y no lo voy a hacer ahora. Sólo diré que, siendo dos personas tan diferentes, hemos encontrado el equilibrio perfecto y el amor que nos tenemos es más grande que qué se yo. Quizás no siempre sepa qué respuesta darme, pero sé que se sentará a mi lado para encontrarla.

¿Cómo te ves de aquí a cinco años?

Si todo marcha bien, que ojalá que sí, en un pequeño local que será mi taller, o quizás siga en una habitación desde casa como estoy ahora, pero eso sí, en una casa más grande (risas). Pudiendo tener contratado a un pequeño equipo que me manejen todas esas cosas a las que yo no llego y que seguro que lo hacen mil veces mejor.

En resumen, me veo con un negocio asentado, mejorado y trabajando por continuar mejorándolo cada día, sin demasiadas pretensiones de grandeza.

¿Algo que quieras compartir con quienes te leen?

Siempre animo (o eso intento) a que todos nuestros seguidores y lectores, y quienes llegan de nuevo, nos escriban y nos pregunten lo que quieran. Desde dudas, sugerencias, o lo que sea.

Creo que, más que yo compartir algo con ellos (que ya lo hago a través de nuestras redes, el blog, la web), son ellos quienes tienen mucho que compartir conmigo y La novia indie. Es gracias a ellos que puedo estar haciendo esto.

¿Darías algún consejo a quienes también están empezando o se lo plantean?

Creo que no soy la más indicada para dar consejos a nadie, y menos llevando tan poco en esto. Pero contando con la experiencia que estoy teniendo, y, sobretodo, teniendo en cuenta lo impaciente que soy siempre para querer ver resultados… Lo que para mí está siendo más importante es tener clara tu idea de negocio y el producto/servicio que quieres ofrecer.

Después, investigar muchísimo sobre si esto va a tener o no salida y quién sería tu cliente ideal. Estudia a la competencia y ponte manos a la obra.

Y siempre, siempre, siempre, mejor ir con pies de plomo. El despacito, pero con buena letra que nos solían decir nuestras maestras.

Poco a poco irás mejorando y podrás ir invirtiendo en la mejora de tu negocio, ya sea en la calidad de la materia prima, la calidad del servicio, mejorar tus canales de comunicación o poder permitirte contratar a buenos profesionales que te ayuden a crecer.

Y nunca te olvides de ser agradecido, pedir las cosas por favor y dejar salir antes de entrar 🙂

Deja una respuesta