Que levante la mano quien haya preguntado esto al menos una vez a esa amiga, cuando se avecina una boda y no tienes ni idea de qué te vas a poner… Vale, a ver, os estoy contando… Sí, creo que está casi toda la sala con la mano alzada, yo la primera.

Da igual que hayas ido a mil bodas a lo largo de tu vida o a ninguna, ese pensamiento siempre nos invade en el momento de recibir la invitación. Y con ella, mil dudas más sobre protocolos: ¿es de día o de noche? ¿civil o religiosa? ¿formal, informal o de etiqueta (aka «de pitiminí»)? ¿Vestido, mono o traje? ¿Qué color de zapatos y cartera le meto? ¿Qué complementos debería escoger? ¿Y el peinado?

Tranquila, antes de que te pongas a hiperventilar tenemos la solución (al menos, a una de ellas). La de «qué te vas a poner en la cabeza». ¡Una de nuestras diademas!

Vale, sí, lo reconozco, no he sido nada sutil… Pero es que no hay mayor complicación y aquí estamos para ponerte las cosas fáciles (y bonitas).

¿Por qué elegir nuestras diademas?

Cuando nos decantamos por escoger un único formato de tocado, no creáis que fue así porque sí. Fue porque yo misma he pasado estos «calvarios» cuando he sido invitada a una boda. Así que os entiendo a la perfección cuando os encontráis en esta situación.

Además, luego existen otros inconvenientes como no saber qué tipo de tocado te irá mejor o no. Muchas veces nos sentimos disfrazadas y es que, reconozcámoslo, si a muchas os da corte incluso llevar un sombrero en vuestro día a día, como para ponernos un floripondio en la cabeza. Luego está el tema de cómo lo sujetas, o cómo debe de ir colocado, porque todo esto tiene su arte.

También comprendo perfectamente a las chicas que distan de tener una melena kilométrica, o directamente tiene un corte pixie y tener que encontrar «el tocado» con esos micro pelitos. O, ya no sólo encontrarlo, y cómo ponerlo, sino como acompañarlo con el peinado.

Son muchas cuestiones que nos ponen un poquito nerviosas ¿a que sí? Por no hablar de lo precios. Que si bien entendemos perfectamente que algo confeccionado a mano, con todas sus horas de trabajo por detrás y cuyos materiales son de una calidad excepcional, tienen un precio más que justificado, pero en ese momento no lo vemos así y menos quienes no nos lo podemos permitir.

Y a tooodo esto, encima, le metemos el problemilla de no encontrar algo distinto a lo que solemos ver para aquellas invitadas que somos un poquito diferentes en cuanto a gustos.

¡Recuerda!

Por todos estos motivos, en La novia indie decidimos apostar por las diademas. Es un diseño cómodo de llevar, que se adapta a cualquier peinado, desde recogidos o suelto, cabellos rizados o tipo plancha, cortos o largos. Tanto para bodas de día como de noche, para bodas de lujo o sencillas, que se adaptan a tu bolsillo y a tu estilo.

Así que, cuando vuelvas a pensar o te pregunten «¿qué te vas a poner en la cabeza?», tenlo claro, una diadema de La novia indie.

Deja una respuesta