portada post bodas y covid19

Casarse en tiempos de coronavirus, suena a peli de ciencia ficción (o de terror). Puede que lleves meses (¡o incuso años!) preparando este día. O puede que hace poco os comprometieseis y de repente todo esto os ha chafado los planes.

Es una put*da enorme, por la ilusión, el tiempo y, sí, el dinero invertido. Tanto si pensabais casaros, como si llevabais tiempo preparándolo, este post va por vosotras, pero sobretodo, está dirigido a quienes tenía su fecha de boda para YA, sin una wedding planner que os salve las castañas del fuego y sin sabenr qué hacer ni por donde empezar con todo este lío del coronavirus.

Calma

¡Qué fácil es decirlo! ¿Quién quiere oír un «estate tranquila» cuando estamos a punto de tener un ataque de ansiedad? NADIE, lo sé, soy la primera a la que no le gusta. Pero es que si sigues alterada no vas a poder centrarte en lo que ahora toca hacer.

Me voy a poner un poco magufilla, pero piensa que esto es un parón que el universo nos está obligando a hacer a todos. Ni tu, ni yo tenemos el poder suficiente para frenarlo (o puede que sí, recuerda #quédateencasa y haz caso de las medidas oficiales desde el Gobierno y Sanidad).

Ya lo decía el Presidente del Gobierno este pasado 14 de marzo:

Las bodas civiles y religiosas se condicionan a la adopción de medidas organizativas consistentes en evitar aglomeraciones de personas, en función de las dimensiones y características de los lugares, de tal manera que se garantice a los asistentes la posibilidad de respetar la distancia entre ellos y al menos un metro, que es lo que han dicho las autoridades sanitarias.

Ok, bien, pero ¿qué hacer, posponer o cancelar?

Todo va a depender de ti y tu pareja, de la situación particular que tengáis en casa y de las soluciones a las que lleguéis por mutuo acuerdo con los proveedores. No hay una respuesta única y mágica, siento decirlo, pero es lo que hay.

Contacta con tus proveedores

Tened esto presente en todo momento: Todo el sector que se mueve alrededor de las bodas y eventos somos los primeros afectados, junto a ti. La situación nos pilla desprevenidos a todos y cada uno intenta actuar de la mejor forma posible.

Seguramente tus proveedores están hasta arriba de trabajo en estos momentos, aplazando fechas de sus clientes, reorganizando las agendas y haciendo cálculos para incluso no tener que echar el cierre a sus negocios…

Si todavía no se han puesto en contacto contigo, seguramente estarás al caer, pero mi recomendación es que no pierdas tiempo y empieces a contactar con ellos.

Ten en cuenta que hay ciertos aspectos de la boda que ya tendréis finalizados (o casi) y esto es un punto a favor para vosotras: la decoración (tanto si la habéis hecho vosotras con DIYs o si es por encargo, seguirá siendo la misma) o la entrega del vestido de novia, por ejemplo.

Lo que más rabia os puede ocasionar son aquellos detalles que ya tengan grabados la fecha de la boda y que no se puedan modificar, como invitaciones, cartelerías varias, detalles para los invitados o las alianzas. Mi consejo más sano es que las uséis. No sólo pensando en lo económico (que también), sino como modo de afrontar esta situación y que el día de mañana podáis contar esta anécdota entre risas (sé que ahora sólo tendrás ganas de llorar… Pero, de verdad, todo esto va a pasar en algún momento y sí, os reiréis juntos).

¿Te casas por el Registro Civil o por la Iglesia?

En el Registro Civil puedes anular la fecha mediante la página web o contactando por teléfono. Mientras que si es por la Iglesia, podéis poneros en contacto directamente con vuestra parroquia y llegar a un acuerdo para que el pago abonado sirva para la nueva fecha.

novios recién casados en escaleras con confetti

Comunicarlo a los invitados

Aunque seguramente muchos ya os lo hayan consultado directamente, lo mejor es que les enviéis un mensaje a todos con la misma información. Estamos en la era tecnológica y de las redes sociales, así que más fácil imposible. Y ahora que muchos estamos en casa sin hacer nada, es buen momento para que os echen un cable vuestros padres, hermanos o amigos más íntimos (sí, ¡las damas de honor te vendrán de perlas en estos momentos!).

Podéis hacerlo con un simple mensaje a través de WhatsApp, o hacerlo de una forma más «oficial» utilizando la web de la boda si la habíais creado; enviándoles una nueva invitación digital (muy fácil de hacer con muchos programas de forma online y gratuita, como Canva), creando un grupo de Facebook, enviar un email, etc. Hay muchísimas posibilidades, todas ellas fáciles, rápidas e, insisto, gratuitas.

Además, sería de gran ayuda para tus invitados que os interesáseis por ayudarles con alguna cuestión relacionada con vuestra boda, como la cancelación y reembolso del alojamiento.

novia y damas de honor

¿Y la luna de miel?

¿Qué pasa con la luna de miel? Más de lo mismo, poneros en contacto cuanto antes con vuestra agencia de viaje o directamente con la compañía aérea y servicio hotelero, si es que lo habíais hecho por cuenta propia.

Si teníais algún tipo de seguro para la organización de la boda y/o viaje, ahora es el momento de ver que soluciones os dan y empezar a ponerlas en marcha.

El día de la «no boda»

Cuando llegue el día señalado, habrá pasado de ser el «día de vuestra boda» a el «día de la no boda». El otro día leía en Twitter el hilo de un chico que contaba como después de tantos tiempo prepando la boda con ilusión, finalmente habían tenido que posponerla. Ese día intentaron hacer vida de un día «normal» (entiéndase la normalidad dentro del confinamiento actual, claro). Y para cuando llegaba la hora de la cena, de repente una vídeo-llamada: Todos los amigos de él y ella estaban, desde casa, arreglados con sus mejores galas para la «no-boda» y con la cena por delante. Y así, medio en pijama, medio arreglados, disfrutaron de la celebración de la «no-boda» con sus mejores amigos.

manos de novios alianzas de casados

Me parece una historia de lo más tierna y un buen ejemplo a seguir en el tiempo que esto va a durar. Ya sea con una vídeo-llamada con tus familiares o amigos más íntimos, con una cena romántica en pareja o, incluso, se me ocurre que os podéis dedicar los votos que teníais preparados para este día o hacer vuestro primer baile por y para vosotros. Sea como sea, celebrar este día. Tanto si os pilla viviendo juntos como si no.

He querido hacer este post desde el cariño, intentando responder a algunas dudas que os surgían a vosotras mismas (en Instagram hago muchas encuestas para conocernos mejor, corre a seguirme y así no te pierdes nada). Cualquier duda que os quedase, sin ser asesora profesional, estaré dispuesta a intentar echaros un cable.

Y lo dicho, ánimo y mucho amor para esta cuarentena.

infografía resumen 5 claves para posponer tu boda por covid 19

Deja una respuesta