¿Quién no se ha sentido alguna vez perdida, sin saber qué hacer con su vida? ¿Quién de nosotras no se ha llegado a cuestionar cómo averiguar lo que de verdad le gusta, para poder dedicarte a ello y sentirte realizada? Con estos 3 tips para encontrar tu pasión no vas a tener que volver a pensar en ello.

A veces nos sentimos insatisfechas porque no sabemos qué nos gusta y esto nos produce angustia. Encima si miramos a nuestro alrededor y nos comparamos con los demás, podemos incluso llegar a pensar que estamos desperdiciando nuestras vidas, sin importar lo que hayamos conseguido hasta entonces, restándonos el valor que tenemos. Pero veamos cuáles son esos 3 tips para encontrar tu pasión.

1. Cuando era niña…

Muchas de nosotras sabíamos lo que sería de nosotras desde niñas. Otras no tanto. O creemos ue lo sabemos, nos guían en ese camino y al final nos damos de bruces con la realidad. En mi caso, con 3 añitos decidí que quería ser ATS militar. Luego cambié a enfermera y eso lo mantuve hasta llegar el bachillerato y que las ciencias se me atragantaran (más) que nunca. Y no porque no me gustasen, sino porque no las entendía y el profesorado que tuve en ese momento no supo acercarme… Además, en esos momentos mi hermano comenzaba esta carrera, y, aunque interesantes, las cosas que me iba contando me quitaban más las ganas de seguir ese camino, que de continuar… Aí que de repente, vi mi «sueño» hecho añicos…

Pero había otras cosas que me encantaban, como jugar con la ropa, las manualidades e inventar historias. Siempre he tenido mucha imaginación y creatividad. Y esto me ha ayudó con el camino que tomé en su momento y con el que paso que estoy dando ahora con La novia indie.

Un buen ejercicio para partir de cero es este. Recordar qué cosas te fascinaban hacer de pequeña durante horas y comprobar si aún te da felicidad el hacerlo.

con mi abuela aprendiendo a coser a máquina con 4-5 añitos

2. Probar cosas diferentes.

Salir de nuestra zona de confort y atrevernos a probar otras actividades es fundamental para mantenernos vivos y, quien sabe, descubrirnos un nuevo hobby o salida profesional.

En mi caso recuerdo que, en la línea de jugar con la ropa y las manualidades, descubrí lo que hoy conocemos como DIY a mis 13 años y toda prenda que caía en mis manos, le daba un nuevo aire a base de retales, tachuelas, cambiar botones o lo que hiciese falta. También descubrí el mundo de la moda y el maquillaje como expresión artística (y, hasta hace cosa de un año, me planteaba formarme en esta rama).

Y fuera totalmente de mi «zona», tengo muy buenos recuerdos de actividades de deporte de multi-aventura al que estuve yendo sobre los 14-15 años que despertaron mi lado más aventurero y me hizo perder muchos miedos y hacerme ver que soy capaz de mucho más de lo que creo.

Recuerda, apúntate a cursos, a talleres, ¡lo que sea! De una forma u otra te va a venir bien para conocer gente (nuevos amigos o futuros contactos ¿quién sabe?), aprender, y descubrir una nueva pasión (o algo que descartar, que también es importante).

3. ¡Estudiar!

No te quedes solo con la parte de estudio tipo hacer un Ciclo Formativo, una carrera universitaria o un curso que te pueda dar X puntos en una oposición. El hecho de ahondar en un tema hace que te pueda acabar atrapando. Esto también es fundamental y frecuente, muchas pasiones las descubres profundizando en un tema.

Por ejemplo, cuando estuve preparándome las oposiciones, me dedicaba en mis ratos libres a volver a las manualidades y de ahí surgió la idea de meterme en esto. Puedes leerlo más detenidamente en este post si te apetece.

Y lo más importante, esto lleva su tiempo y puede que ni te des cuenta que aquello a lo que le dedicas tanto tiempo a investigar ¡se haya convertido en tu pasión! Párate a pensar a qué dedicas tu tiempo libre, a aprender por placer o porque te hace falta para otras cuestiones de tu vida y ha despertado tu interés. Y luego, pon en práctica eso que estás aprendiendo y comprueba qué resultados tienes.

En resumen…

Te dejo estas preguntas que pueden ayudarte en la búsqueda de tu pasión, atendiendo a los 3 tips que hemos tratado en el post de hoy para encontrar tu pasión. Si se te ocurren otras preguntas que podrían ser útiles, déjalas abajo en los comentarios y dinos qué tal tu experiencia. ¿Cuál es tu pasión?

  • ¿Qué me gustaba hacer de pequeña?
  • ¿Qué actividades o momentos son los que más te atraen?
  • ¿Cuándo te sientes con energía o alegría?
  • ¿Con qué actividad pierdes la noción del tiempo?
  • ¿Qué actividad llegarías a hacer «por amor al arte»?
  • ¿Qué harías si supieras que funcionaría?
  • ¿Cómo desarrollas tu creatividad?
  • ¿Tengo alguna vocación?
  • ¿Qué le da sentido a tu vida?
  • ¿Qué es realmente para ti el éxito/fracaso?
  • ¿Qué metas reales puedes poner para alcanzar aquello que ansías?
  • ¿Cuan importante es para mí la opinión de los demás?

Un último apunte

Muchas veces no disfrutamos de las actividades porque no sabemos hacerlas. Esto requiere un proceso de aprendizaje y sólo al final del mismo puedes valorar si la actividad en cuestión te gusta o no. ¡Date tiempo! Una señal que te indicará si esa actividad es tu pasión es que no te aburre y cada vez te interesa más.

Prepárate para estar meses y años haciendo algo mediocre antes de convertirte alguien bueno. Ser un «experto» lleva tiempo y trabajo constante. Por eso mismo, tu pasión por eso que haces hará que, incluso en los momentos más duros, no tires la toalla, o, que si llegas a tirarla, la recojas rápido.

Deja una respuesta